On n’y voit rien, de Daniel Arasse

On n’y voit rien, no se ve nada, que diríamos en castellano, aunque desconozco si existe una edición en nuestro idioma. Creo que además de en francés se puede encontrar en italiano, Non si vede niente, pero ya está.

couverture

Creo en mi humilde opinión que es un libro que deben tener en cuenta historiadores del arte y amantes del arte en general, una pequeña joya que hace reflexionar.

“On dirait que tu pars des textes, que tu as besoin de textes pour interpréter les tableaux, comme si tu ne faisais confiance ni à ton regard pour voir, ni aux tableaux pour te montrer, d’eux-mêmes, ce que le peintre a voulu exprimer[1]”. Parece que partes de los textos, que necesitas los textos para interpretar los cuadros, como si no confiaras ni en tu ojo para ver, ni en los cuadros para mostrarte, por ellos mismos, aquello que el pintor quiso expresar. Daniel Arasse critica el modo tradicional de interpretar la pintura con una nueva mirada, más fresca y con un punto irreverente, que divierte al lector mientras le hace reflexionar y mirar los cuadros desde otro ángulo.

Podemos estar o no de acuerdo con sus interpretaciones de las obras descritas en el libro (que son Marte y Venus sorprendidos por Vulcano, de Tintoretto; La Anunciación, de Francesco del Cossa; La Adoración de los Reyes Magos, de Brueghel el Viejo; La Venus de Urbino, de Tiziano y Las Meninas, de Velázquez), pero en cualquier caso entablaremos un diálogo con el autor que nos llevará a consideraciones interesantes.

Está escrito de un modo particular, a medio camino entre el ensayo y el relato. En algunos casos, un diálogo entre el narrador y un interlocutor que rebate constantemente le sirve para plantear sus hipótesis; en otros se sirve del estilo epistolar.

En definitiva diría de este libro que ayuda a ver en los cuadros que miramos. A mí personalmente me ha generado ansia de ir a la Gemäldegalerie de Dresde a ver La Anunciación y a buscar más ejemplos de Reyes Magos feos en cuadros del siglo XVI :P.

 

 

[1]Arasse, D. (2000): On n’y voit rien. Descriptions, Paris: Denoël, p. 23

Anuncios